Informe especial desde Pilar: Ser madre genera estrés y ansiedad  

0
62
Elecciones 2019

En el mes del Día de la Madre, el Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA) invita a reflexionar sobre las responsabilidades y tareas que las madres realizan con mucho amor para que todos los integrantes de la familia tengan lo que necesitan. Pero a veces se pasa por alto, que todas estas actividades pueden generar mucho estrés y ansiedad a las mujeres que se preocupan por que todo esté en orden.

El estrés es una reacción natural a presiones físicas o emocionales. Sin embargo, los problemas comienzan cuando de alguna forma la madre se encuentra fuera de control y esa situación afecta a otros integrantes de la familia. Los especialistas del CEETA mencionan que lo ideal es reconocer inmediatamente las señales y los síntomas de un cuadro de estrés, y así aprender a aplicar soluciones rápidas y sanas a fin de evitar dañarse a una misma y a algún integrante de la familia.

Las mujeres, y más aún las madres están expuestas a elevadas demandas, tanto en el trabajo como en sus casas, que pueden ocasionar estrés y ansiedad generalizada. Las consecuencias de mantener durante todo el día altos niveles de estrés, en el aspecto físico pueden manifestarse en fuertes dolores de cabeza, problemas intestinales, contracturas, riesgos cardíacos y baja en las defensas del sistema inmunológico. En lo psicológico, el costo se relaciona con la angustia, la frustración, la irritabilidad, aumento de la depresión, ataques de pánico, ansiedad generalizada o preocupación excesiva y fatiga.“El estrés de las mamás repercute tanto en los hijos, que también sufren ansiedad producto de una madre que no ha estado lo mayormente tranquila como para poder dedicarse a su crianza, como en las parejas, que lamentablemente suelen terminar en divorcio. Algunos niños desarrollan ansiedad social o fobia social y/o escolar, es decir que no quieren ir al colegio y hay que ir a buscarlos antes por dolores de panza, de cabeza. También presentan en algunos casos bajo rendimiento académico, dificultades para dormir y pesadillas nocturnas, no quieren quedarse en casa de amigos, ni ir a cumpleaños, en general buscan evitar cualquier situación social”, asegura Gabriela Martínez Castro, Directora de CEETA y especialista en trastornos de ansiedad.

Muchas se preguntarán cómo afectan el estrés y la ansiedad en los períodos de gestación, que de acuerdo con la Licenciada Martínez Castro, “puede alterar severamente las etapas de ovulación y los procesos hormonales necesarios para la fertilidad. En situaciones de altos niveles de estrés podemos atravesar problemas de amenorrea, ausencia de menstruación o falta de ovulación, u otros factores que tienen que ver con desarmar abruptamente el sistema reproductivo. Un estrés mal gestionado puede terminar en infertilidad o dificultades en el embarazo”.

Los hijos más pequeños suelen ser los que dan mayor trabajo: despertarlos y cambiarlos, hacerles el desayuno y las viandas, cargar sus mochilas y llevarlos a los jardines y colegios. Además, prepararse para ir al trabajo, hacer las tareas del hogar, las compras y cocinar las comidas. También ayudar a los chicos con sus tareas escolares, acompañarlos en sus emociones y asistirlos si están enfermos.

“En estos momentos, la inseguridad, el abuso de la tecnología, la cantidad de información que recibimos, las situaciones económicas complicadas, el ruido político, son factores de estrés que pueden llegar a desencadenar algún tipo de trastorno en las mamás gestantes o con sus hijos ya nacidos. Y esto va en detrimento de la relación madre e hijo, de la producción de leche, de los reflejos adecuadamente instaurados para hacer un buen cuidado del recién nacido, del bebé o de los hijos más grandes. Se pasan detalles por delante, pierden la memoria, concentración y atención. Desde ya las mamas gestantes cursan con complicaciones durante el embarazo, que puede ser hasta perderlo naturalmente”, menciona Gabriela Martínez Castro.

Cada mujer reacciona diferente a la misma situación, lo que para algunas puede generar estrés, para otras no. En el trabajo, las madres se preocupan por el bienestar de los chicos y sus actividades, y hasta de la organización del hogar; y viceversa, al estar con los hijos se piensa en cuestiones laborales y todo esto a la larga o a la corta repercute en la salud mental.

Las madres solteras tienen una presión mayor, ya que atraviesan muchos obstáculos solas, y esto puede provocar que sientan estrés respecto a la crianza de los hijos. No poder compartir las responsabilidades del día a día o tomar todas las decisiones individualmente puede generar ansiedad. Para aquellas madres solteras, lo importante es buscar apoyo y ayuda en algún familiar para realizar algunas actividades, mantener la rutina para tener una buena organización familiar del día a día y evitar situaciones de estrés. También se recomienda tener momentos de tiempo a solas, para hacer actividades de ocio o descansar. Una red de contención es fundamental en estos casos.

Gabriela Martínez Castro explica que “el estrés en las mamas solteras es mayor, porque además de tener que lidiar con todo el desencadenante de las situaciones económicas, políticas, la tecnología, la mamá tiene que ser la responsable económicamente y en todo sentido de su bebé o de sus hijos. De esta forma, se dobla los porcentajes de complicaciones y de posibilidad de padecer algún tipo de trastorno de ansiedad, pánico, fobias, problemas físicos y dificultades en la crianza. A mayor responsabilidad, mayor ansiedad y mayor posibilidad de desencadenar este tipo de trastornos”.

Para momentos de altos niveles de estrés, se pueden realizar actividades de meditación de Mindfulness con respiración consciente para apaciguar la mente y todos los pensamientos que se entrecruzan.

“Tratar de preocuparse lo menos posible, tener una visión lo más realista posible, sobre las situaciones que le están generando estrés. Lo más importante seria no adelantarse de forma negativa a los eventos por suceder y siempre tratar, a través de la respiración, mantenerse presentes y no en el futuro, sino en lo que sí está pasando y no en esas situaciones que no han comenzado”, recomienda la psicóloga Martínez Castro.

Algunos ejercicios de relajación implican fijar la atención en la manera en cómo entra y sale el aire del cuerpo realizando un conteo del 1 al 10 o de dos en dos, que ayuda a reconocer cuándo un pensamiento irrumpe en la mente. También sirve realizar una relajación consciente, que consiste en tomarse unos minutos para recostarte en el suelo, y mientras se respira de forma calmada, sentir cada parte del cuerpo para luego relajarla y lograr un estado de tranquilidad. Estas son algunas de las formas de reducir los niveles de estrés y ansiedad para tener una mejor calidad de vida.

Para evitar situaciones de estrés en el futuro, los especialistas de CEETA recomiendan:

• Dejar para más tarde las actividades que no sean esenciales en ese momento
• Tomarse un tiempo diario para estar sola, aunque sean 15 minutos, sin sentir culpa.
• Aprender a delegar. Asignar algunas tareas a familiares y personas que puedan ayudar.
• Aceptar que no existe la “súper” mujer y reconocer que no se hace daño a nadie por dejar ciertas tareas para después.
• Compartir tiempo a solas con la pareja.
• Practicar algún ejercicio que les guste regularmente.
• Realizar alguna actividad de ocio, como salir con una amiga, caminar.

En ciertos casos en que los síntomas sean intensos y la mamá no logre control sobre su situación, un tratamiento psicológico breve y focalizado en la temática, la acompañará en el proceso de adaptación y le brindará estrategias eficaces para manejar su estrés.

El Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA) tiene su sede central en 46 Plaza, Edificio Agora 3, 1º piso oficina 109 (Ramal Pilar Km 46). Teléfono:  0230-4667175 o al 011-4788-6245 / www.ceeta.org  También tiene sedes en  Parque Patricios, Barrio Norte, Belgrano, San Isidro, Morón, Lomas de Zamora, Avellaneda y Quilmes, entre otras. En facebook, la fan page es https://www.facebook.com/ansiedad.ceeta  Consultas por WHATSAPP: +54 9 11 4402 7733

Compartir