La Cámara de Comercio pide un plan de contingencia para paliar el impacto del confinamiento en el comercio

0
115
Elecciones 2019
La Sociedad de Comerciantes, Propietarios, Industriales y Afines de Pilar (SCIPA) emitió un Comunicado de Prensa indicando que «es el momento que el gobierno implemente un plan de contingencia financiero, impositivo y previsional para reducir el impacto en pymes, comercios y emprendedores».
Sin respuesta satisfactoria, vienen reclamando acciones concretar y medidas palpables para paliar las consecuencias negativas del confinamiento.
Así lo explican en el comunicado «curante todo el año pasado y desde la decisión gubernamental del cierre denominado FASE 1 de marzo de 2020, hemos puesto de manifiesto, más allá de aceptar y acatar cada una de las recomendaciones del sector médico, que el desarrollo de nuestra actividad necesita para su supervivencia del movimiento comercial, que detrás de cada comerciante, emprendedor, empresario o industrial, existen personas y familias que viven del sueldo que la actividad genera».
A su vez indican que «hemos gestionado y solicitado desde ese momento y hasta el día de hoy inclusive, ante las autoridades municipales en múltiples reuniones presenciales mientras se pudo o en forma virtual, todo lo que se pudiere hacer para evitar daños irreparables, hemos acompañado y exigido a las cámaras de las que formamos parte a nivel Provincial y Nacional que también lo hagan».
También indicaron que «los que no quedamos en el camino hemos reorganizado, invertido, reordenado nuestras instalaciones adoptando y proponiendo los protocolos más estrictos en seguridad higiénica copiados de la experiencia mundial. Hemos sido sumamente estrictos en el cumplimiento de los mismos en los ámbitos en los que podemos hacerlo que no es más que dentro de nuestros comercios y empresas, y podemos demostrar fehacientemente que no generamos contagios dentro de ellos. Pero también vemos como no ocurre lo mismo en otros lugares donde el control no puede ser cubierto por nosotros».
Y concluyen diciendo que «es muy difícil, casi imposible, seguir soportando más restricciones comerciales, porque nuestros ahorros ya fueron diezmados sosteniendo sueldos, cargas sociales, impuestos que nunca se eliminaron a pesar de los expresas solicitudes. Necesitamos que quienes deciden se enfoquen a los puntos donde la epidemia se expande, que quienes deben controlar, controlen y que es necesario comunicar más claramente a la sociedad en general que el esfuerzo debe ser conjunto».
Y terminan solicitando que «es el momento que el gobierno implemente un plan de contingencia financiero, impositivo y previsional para reducir el impacto en pymes, comercios y emprendedores. La supervivencia de las pymes se torna insostenible, este nuevo cierre pone en jaque definitivo al sector comercial, ya que hay sectores terriblemente afectados que ya no tienen margen para reconvertirse, ni mantener la actividad».