“Abrigando con Amor”: La campaña solidaria que nunca se detuvo

0
134
Elecciones 2019

Desde hace 9 años, la Fundación Creciendo en Pilar lleva adelante la campaña “Abrigando con Amor”, por la cual voluntarias se dedican a tejer mantas compuestas por cuadrados de 15cm x 15cm y pulpitos terapéuticos para ayudar a los bebés prematuros y niños a transitar el invierno.

La Fundación Creciendo en Pilar realiza distintos programas y campañas con el fin de estar al servicio de los niños desde diferentes áreas, como el deporte, la cultura, la educación y la salud. Una de estos programas es “Abrigando con Amor”, dirigido por Mima Caprio Rojas junto a 21 voluntarias, dedican su energía y tiempo a tejer para quienes más lo necesitan. 

Todos los meses, las voluntarias organizan reuniones con el fin de tejer y poder abrir la campaña que dura desde abril hasta octubre. Debido a la pandemia del 2020, las reuniones fueron canceladas, pero las voluntarias tejedoras nunca dejaron de ayudar y siguieron entregando mantas y pulpitos terapéuticos todos los meses en la Maternidad Nuestra Señora del Pilar. 

“Fue complicado pero posible, yo iba con barbijo y máscara y entregábamos afuera al aire libre”, afirmó Mima Caprio Rojas, en diálogo con Pilar Hoy Noticias. Además, cuenta que la demanda era muy alta y que a pesar de la pandemia, junto con el equipo, pudieron seguir ayudando y brindando abrigos hechos con amor. 

Este mes, el equipo de voluntarias tejedoras cumplió con su compromiso y ya entregaron 60 mantas a la Maternidad Nuestra Señora del Pilar. De esta manera, se puede ver que el trabajo solidario nunca se detuvo. “Estamos embolsando 80 mantitas promedio cada vez que vamos, a pesar de la pandemia, de las no reuniones, es un equipo de lujo, porque la cantidad de mantitas que tenemos te da la pauta de la calidez humana que hay con ganas de tejer para otro y dar amor”, comentó Caprio Rojas en diálogo con Pilar Hoy Noticias

Otra cuestión importante que imposibilitó la pandemia, fue el contacto que generaban las voluntarias con las madres de la maternidad, “en el horario que la maternidad nos ponía en aquel momento, entregábamos a cada mamá, te conectas, hablas, es algo que durante 9 años que he ido, es como si fuera la primera vez, te emociona, te enriquece el alma”, afirmó la voluntaria. 

También, la directora de la campaña Abrigando con Amor, cuenta que a pesar de no poder reunirse a tejer, el acompañamiento telefónico entre las voluntarias es permanente y que el contacto humano nunca se enfrió, de esta manera, pudieron seguir trabajando en equipo pese a la pandemia.