Tres razones para capacitarte

0
335
Elecciones 2019

El mayor desafío que vas a encontrar a la hora de buscar trabajo es descubrir tus habilidades para poder volcarlas en el currículum. El mundo virtual es una oportunidad inmejorable para explotar habilidades que no sabías que tenías en tu repertorio personal: si las hacés visibles y las potenciás vas a poder usarlas como puente para conseguir tu primer empleo remoto.

Partamos de una premisa: es fundamental capacitarse para poder acceder a mejores ofertas en el mundo remoto. Una de las grandes ventajas que tiene el empleo remoto es que no exige experiencia previa para comenzar desde cero, sino tener conocimientos comprobables y un abanico de herramientas compatibles con el puesto vacante.

Pero, ¿cómo sé cuáles son mis habilidades? ¿Cómo las potencio? ¿Cómo las vuelco en un CV para lograr el trabajo de mis sueños? La ruta más rápida y efectiva es la formación (antes y durante el proceso de búsqueda remota) para distinguirlas y llevarlas más allá. Desde Cinco Valijas te vamos a contar tres grandes razones para capacitarte.

1- Te permite acceder a mejores ofertas remotas. Cuanto más grande sea tu repertorio de conocimientos y habilidades, mejor será tu posicionamiento como candidato. Si tu perfil se ve potenciado, vas a poder acceder a ofertas y salarios superiores. Nuestro taller 104 cursos para capacitarte (grabado para que hagas a tu ritmo, sin días u horarios definidos) es una gran herramienta para capacitarse online en diferentes temáticas. En él vas a conocer las habilidades profesionales y personales más requeridas por el mundo laboral remoto actual, aprender a crear una marca personal reconocible y fuerte para que la uses como carta de presentación en las entrevistas, y tener acceso -como dice el nombre- a 104 capacitaciones gratuitas elegidas por nosotros, que van a guiarte en el trayecto.

2- Te permite reinventarte y acceder a otros sectores. El empleo remoto y la  capacitación permiten romper con una barrera que aún prevalece en el empleo tradicional: la edad. Lo hemos dicho en varias oportunidades: tu “etapa productiva” no termina porque lo determina una empresa. Siempre estás a tiempo de aprender y cambiar, de reinventarte y abandonar la zona de confort siendo un adulto: el empleo remoto es un aliado en la prolongación del período activo de las personas. Podés dejar atrás aquello que hiciste durante toda tu vida y lanzarte hacia lo que siempre soñaste o te llamó la atención hacer, pero nunca te animaste. Si sos consciente de tus habilidades, a través de un plan de acción podés emprender esa nueva aventura y empezar a trabajar en ámbitos que jamás imaginaste. Hacer cursos, añadir herramientas tecnológicas y formarte para trabajar desde casa no es un gasto, sino una inversión. El mundo virtual ofrece grandes oportunidades para que capitalices en dólares aquellas tareas que sabés hacer.

3- Te permite volverte independiente y comenzar a gestionar tus propios proyectos. Formarte para especializarte dentro de un nicho determinado del empleo remoto te da la posibilidad de “ser tu propio jefe”: elegir cuándo y desde dónde trabajar, programar vacaciones, establecer las tarifas a cobrar y lograr un equilibrio más sano entre lo personal y profesional. El hecho de establecer tu propia marca, proyecto o negocio en el rubro que elijas implica mayor libertad y flexibilidad, pero también más responsabilidad. Y esto ocurre porque el desarrollo y crecimiento de tus proyectos depende pura y exclusivamente de cada uno. A mayor dedicación, mejores resultados.

¡Elegí capacitarte, el mundo remoto te espera!